La Asociación Ad Hoc del Programa Pequeños Productores, que se desarrolla en el marco del Plan Estratégico Vitivinícola 2020 (PEVI), acaba de adquirir equipamiento de última generación para acercar la viticultura de precisión a los productores.

A través del proyecto de “Manejo integral de viñedo” el programa adquirió un VANT (Vehículo Aéreo No Tripulado) equipado con cámaras que permitirán obtener, entre otros productos, índices de vegetación de todos los productores.

Esta acción se enmarca en la “Asistencia a los pequeños productores” que, junto con los Centros de Desarrollo Vitícola, apunta a reforzar el desarrollo de pequeños y medianos productores de uva desde distintos aspectos.

Utilizando estas tecnologías de precisión y teledetección en las fincas de 100 productores de Mendoza y San Juan, se realizará un diagnóstico de la situación del viñedo a nivel parcelario a fin de brindar información técnica y analítica sobre las características del sistema productivo de cada productor.

El objetivo de estos estudios es elaborar un plan de manejo integral de cada viñedo con foco en las particularidades de cada sector, definiendo estrategias que permitan lograr un uso eficiente de los recursos, mejora de las condiciones generales del cultivo y aumento en el rendimiento y calidad de la producción.

Utilizando los Centros como nexo con los productores de uva se planifican acciones que apuntan a reforzar el desarrollo de los mismos desde distintos aspectos: asistencia técnica para la gestión de costos, encuentros de productores y diseño de herramientas de manejo integral de viñedos son algunos de las acciones que desarrollamos.

Desde COVIAR se articula con la Unidad para el Cambio Rural, el Fondo Tecnológico Argentino (FONTAR), el Gobierno de Mendoza, el Gobierno de Catamarca y la Bolsa de Comercio de Mendoza, entre otros organismos.

Foto de nota: gentileza INTA