El Ministerio de Economía, Infraestructura y Energía, a través de su Programa Mendoza Emprende, entregó, en Luján de Cuyo Mendoza, los contratos de los Proyectos PIC (Proyectos de Inversión y Crecimiento) en su segunda convocatoria que promueve el Gobierno de Mendoza y en el que la Corporación Vitivinícola Argentina (COVIAR) funciona como una de las incubadoras de empresas.

La Corporación Vitivinícola Argentina, a través su Área de Financiamiento, gestionó proyectos por medio de su “Incubadora de empresas” que acelera la gestión y garantiza el éxito de los proyectos emprendedores a través de una amplia gama de recursos y servicios como: financiamiento, asesoramiento, capitalización, coaching y networking, entre otros servicios.

COVIAR acompaña y asesora en la formulación y presentación de proyectos ante líneas de crédito destinadas a nuevos emprendimientos. Los beneficiarios son emprendedores o empresas que se encuentren en sus primeras fases de ejecución.

En total se presentaron 77 proyectos, pero accedieron a los aportes no reembolsables 49 de ellos. Entre esos proyectos, los dos que fueron presentados por COVIAR resultaron aprobados y, cuando estén en pleno funcionamiento, traerán beneficios para la industria vitivinícola.

Los proyectos que recibieron contratos son:

  1. Desarrollo de software con tecnología NFC (titular Mariano Fermosel, diseñador industrial) (Monto del Aporte No Reembolsable: U$D 4.978,26)

Se trata de una plataforma para administración y obtención de datos relacionados a la industria vitivinícola. La tecnología NFC (Near Field Communication) es un sistema de comunicación inalámbrico de corto alcance que, a través de la lectura del código con el teléfono móvil, se accede a distintas plataformas de información, accesos, pagos, entre otros fines.

Aplicado a la vitivinicultura, este código usado en las etiquetas de vinos, permitirá administrar información del vino, varietal, lote, normas de calidad, región, consumidores y sus preferencias, entre otros datos alojados en la Nube. Esta información servirá, a futuro, para generar acciones de ventas basadas en los datos obtenidos por este medio.

Mariano Fermosel señaló que “este proyecto está enfocado en la industria vitivinícola y por eso lo hemos presentado a través de COVIAR que nos dio una mano enorme. Esto va a mejorar el posicionamiento y venta de nuestros productos vitivinícolas”.

  1. UCO Drone (titular SOUTH KER S.A. de Gastón Ragazzone, abogado y productor) (Monto del Aporte No Reembolsable: U$D 15.742,99)

El servicio que UCO Drone ofrece a sus clientes es el de pulverización de sus plantaciones mediante drones. Este método permite ahorrar aproximadamente un 30% de insumos, mínimo consumo de agua, mayor economía y cuatro veces más rápido que los métodos tradicionales.

Además, el productor contará con la información detallada de la fumigación de su plantación, ya que una vez finalizado el servicio, el drone envía datos a una plataforma y que luego son remitidos al productor.

Gastón Ragazzone indicó que “el proyecto surgió en base a los conflictos que genera no tener las herramientas necesarias y con este servicio el usuario puede hacer utilización de los productos más eficientemente y más rápido”.

Entre las ventajas que se destacan de ese servicio, sobresalen:

  1. Los costos de operación son menores respecto a los sistemas tradicionales utilizados en la actualidad, tanto terrestres como aéreos.
  2. Disminución del uso de insumos en más de un 30%.
  3. Reducción máxima de consumo de agua.
  4. Eficacia en la operación, ya que logra mejor rendimiento de hectáreas por hora que los sistemas tradicionales.
  5. Información detallada de la fumigación hecha sobre la plantación.
  6. El cliente no necesita invertir en maquinaria propia, o en alquiler de éstas.
  7. La tecnología de UCO Drone alcanza un rendimiento superior en tiempo y eficiencia por hectárea que el sistema tradicional. El rendimiento promedio de un método tradicional de hectáreas por hora es de 2 hectáreas. En el caso de UCO Drone, el rendimiento que podría alcanzar con nuestra tecnología es 10 de 12 hectáreas por hora.
  8. Con la fumigación aérea no se produce compactación de suelo, lo que, si ocurre con el paso del tractor, desfavoreciendo el correcto crecimiento de las raíces del cultivo.
  9. Permite aplicación en zonas de difícil acceso para equipos convencionales, como en vides plantadas en laderas y campos anegados.
  10. Se elimina la exposición de los trabajadores a los químicos.
  11. La contratación, formación y sustitución para la operación de la fumigación es de responsabilidad de Uco Drone.

 

Contacto: financiamiento@coviar.com.ar

Foto ilustrativa: Internet