Como todos los años, en el Hotel Park Hyatt Mendoza, la Corporación Vitivinícola Argentina (COVIAR) presentó la “Visión Estratégica de la Vitivinicultura Argentina”, rindió cuentas y renovó sus principales autoridades frente a unas 1.000 personas, entre las que se encontraban actores de toda la cadena productiva, funcionarios nacionales y provinciales y gente vinculada con la vitivinicultura y la escena empresarial argentina.

El tradicional “Desayuno de COVIAR” es el evento en el que la Corporación Vitivinícola Argentina cumple con su responsabilidad de rendir cuentas sobre los avances y dificultades del Plan Estratégico Vitivinícola 2020 y renueva el compromiso de la Visión Estratégica de la Vitivinicultura Argentina.

Además, este año, Ángel Leotta, titular de la Cámara Vitivinícola de San Juan, asumió como presidente de COVIAR y será acompañado en su nueva gestión, como vice presidentes, Hilda Wilhelm (Federación de Cámaras de Productores Vitícolas) y Walter Bressia (Bodegas de Argentina).

En su discurso de despedida, Hilda Wilhelm resaltó que “la vitivinicultura demostró que, con estabilidad macroeconómica, no requiere ni subsidios ni ayudas para crecer. Un día dijimos a las máximas autoridades del país que la vitivinicultura no está acostumbrada a pedir, está acostumbrada a dar. Ante el complejo panorama, la reacción desde la Corporación Vitivinícola fue la gestión incesante y el trabajo”.

Además, la presidenta saliente la Corporación Vitivinícola Argentina destacó que “necesitamos que el Gobierno Nacional nos provea de condiciones de competitividad que nos igualen a nuestra competencia. Solicitamos para ello un aumento en el reintegro de las exportaciones” y agregó que los fondos destinados a Lobesia han sido insuficientes en la última campaña. Solicitamos la efectiva provisión y distribución de las feromonas necesarias para combatir la plaga en las 170.000 has afectadas”.

Wilhelm también pidió especial atención al tratamiento de la Ley de Uso de Jugos Naturales, una medida estructural para las economías regionales; y mencionó la lucha que mantiene toda la vitivinicultura contra la prohibición de la publicidad del vino en la Ciudad de Buenos Aires, una ley injusta para el vino argentino, la bebida nacional.

A su turno, el presidente electo de la COVIAR, Ángel Leotta, quien tendrá un mandato de tres años, opinó que “en nuestro país debemos tener una política económica estable y tenemos que darle una batalla a la inflación, sin esos dos pilares no hay posibilidad de que una economía regional pueda seguir produciendo”.

Leotta reafirmó el concepto y dijo que “no podemos competir contra otros países que tienen un dígito de inflación”.

Además, el flamante presidente de la COVIAR hizo un pedido firme: “queremos que nos valoren por nuestro trabajo, todos los eslabones de la cadena productiva son importantes”.

Sobre el escenario, acompañaron a las autoridades de COVIAR el ministro de Agricultura de la Nación, Ricardo Buryaile, y el gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo y los gobernadores de Salta, Juan Manuel Urtubey, y de Neuquén, Omar Gutiérrez.

También participaron del acto funcionarios y legisladores nacionales y provinciales y los ex gobernadores de Mendoza José Octavio Bordón, Rodolfo Gabrielli, Arturo Lafalla, Roberto Iglesias, Julio Cobos y Celso Jaque.